GUATEMALA – Riqueza Cultural

Guatemala (del náhuatl: Quauhtlemallan, que significa: « lugar de muchos árboles ») también conocida como el “País de la Eterna Primavera”.

Guatemala se sitúa en el istmo centroamericano con una extensión territorial de 108, 889 km2 y está limitada al oeste y norte por México, al este solo una línea de adyacencia con Belice y el Golfo de Honduras, al sureste con el Golfo de Honduras (mar caribe) y la República de Honduras y El Salvador, y al sur con el Océano Pacífico. El territorio se divide administrativamente en 8 regiones, 22 departamentos, los cuales se dividen en 340 municipios. Es el país más poblado de América Central, con 16 millones 301 mil 286 habitantes, según el último censo realizado en el año 2018. ​ Su capital es la Ciudad de Guatemala.

Guatemala es un país multiétnico, pluricultural y plurilingüe, el idioma oficial es el español, y existen veintidós idiomas mayas, además del idioma xinca y el garífuna, hablado regularmente en el departamento caribeño de Izabal. Su cultura latinoamericana es variada, su amplia cultura autóctona es producto de la cultura maya, por eso es conocido como “el corazón del mundo maya” y la cultura castellana heredada de la época virreinal española (siglo XVI al XIX).  Guatemala se independizó de España en 1821.

Guatemala, viva, mágica, mística y ancestral.  Su historia se remonta a cuatro mil años, cuando emergió la civilización maya, reconocida como una de las más importantes de la humanidad y cuyo legado perdura hoy en día con las tradiciones y cultura de su gente.

El colorido de sus mercados de artesanías y de sus trajes regionales, la hospitalidad de su gente, la belleza de sus paisajes naturales que enmarcan volcanes, lagos, ríos y montañas, hacen que Guatemala quede grabada en el corazón de quienes la visitan. Su patrimonio natural, cultural e histórico puede descubrirse en cada rincón del país.

Guatemala alberga la mayor cantidad de sitios arqueológicos de la cultura maya, rodeados de una impresionante flora y fauna, que los convierte en verdaderos pulmones de la humanidad. La magia y el misterio del Mundo Maya subsisten en ciudades milenarias como Tikal, Yaxhá, Aguateca, El Mirador, Quiriguá y Q’uma’rkaj entre otras. 

La Cuenca del Mirador tiene un área de 2,169 km² que se encuentra al norte de Tikal, Petén, y alberga, entre otros sitios, a El Mirador —la ciudad más grande de la civilización maya, y a Tintal, la segunda ciudad más grande.  Además está Nakbé, la ciudad maya más antigua en las tierras bajas de la península de Yucatán—, y por lo menos veintiséis sitios más que se desarrollaron en el Preclásico, entre 1500 A. C. y el 300. En ese lugar se asentó el primer estado político organizado en el continente americano, el Reino de Kan —una especie de Camelot maya, al mismo tiempo que los Olmecas iniciaban su desarrollo y quienes hasta antes del descubrimiento de estas ciudades, eran considerados como la Cultura madre de Mesoamérica. Hay pruebas concluyentes de que los Mayas del Mirador, desarrollaron un sistema de escritura, matemático, agrícola y astronómico que hicieron de los mayas, la cultura más desarrollada y sofisticada, aproximadamente mil años antes de lo que se creía y aceptaba hasta la década de 1980. 

Tikal es uno de los mayores centros urbanos de la civilización maya precolombina, situada en el municipio de Flores, en el Departamento de Petén.  Tikal fue la capital de un estado beligerante que se convirtió en uno de los reinos más poderosos de los antiguos mayas. Aunque la arquitectura monumental del sitio se remonta hasta el siglo IV A. C., Tikal alcanzó su apogeo durante el Período Clásico, entre el 200 y el 900 D. C. Durante este tiempo, la ciudad dominó gran parte de la región maya en el ámbito político, económico y militar, y mantenía vínculos con otras regiones a lo largo de Mesoamérica, incluso con la gran metrópoli de Teotihuacán en el lejano Valle de México. Con una larga lista de gobernantes dinásticos, el descubrimiento de muchas de sus respectivas tumbas y el estudio de sus monumentos, templos y palacios, Tikal es probablemente la mejor comprendida de las grandes ciudades mayas de las tierras bajas de Mesoamérica.

La majestuosidad de sus paisajes y la belleza inigualable de sus sitios arqueológicos y coloniales emblemáticos cuentan con el reconocimiento y admiración de la comunidad internacional, reconocimiento que ha sido manifestado al inscribir tres sitios a la Lista de Patrimonio Mundial de UNESCO, dos de ellos culturales: La Antigua Guatemala y el Parque Arqueológico y Ruinas de Quiriguá, y un sitio mixto como lo es el Parque Nacional Tikal, que comparte características culturales y naturales.

De igual manera, existe una innumerable cantidad de manifestaciones culturales inmateriales que gozan de este mismo reconocimiento internacional, muchas de ellas prehispánicas y que han venido transformándose, producto del mestizaje entre la cultura maya y la española. De estas manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial, se encuentran inscritas a la Lista Representativa de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO: La Tradición del Teatro Bailado Rabinal Achí, así como La lengua, la danza y la música Garífuna (solicitud compartida con Belice, Honduras y Nicaragua).

Además, cuando hablamos de arte guatemalteco es imposible no resaltar su tradición textil.  El colorido y el diseño de los tejidos mayas, en particular los famosos “huipiles” prendas de vestir para las mujeres, son reconocidos a nivel internacional.

La literatura también forma parte de la cultura. Entre los poetas, historiadores, cronistas y novelistas destacados se encuentran Sor Juana de Maldonado, Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, Rafael Landívar, José Batres Montufar, Enrique Gómez Carrillo y José Milla y Vidaurre. El siglo XX, fue testigo de otros grandes autores guatemaltecos, en particular el novelista Miguel Ángel Asturias (Premio Nobel de Literatura en 1967), autor de novelas como El Señor Presidente u Hombres de Maíz; el poeta Luis Cardoza y Aragón; el cuentista y novelista Augusto Monterroso (Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2000) y el dramaturgo Carlos Solórzano. Entre los valiosos exponentes de la literatura contemporánea guatemalteca destacan el poeta maya quiché Humberto Ak’abal, la poeta Ana María Rodas y los novelistas Rodrigo Rey Rosa y Eduardo Halfon.

Las tradiciones y costumbres de Guatemala son el resultado de una extensa tradición cultural que se extiende desde los mayas hasta la actualidad. Influenciadas por la colonización hispánica, la religión católica e incluso la actividad política, sus expresiones son muchas y variadas. En toda la geografía del país, existen fiestas patronales, danzas, ferias, cofradías y ritos producto de una fusión entre la tradición religiosa y mística.

La sociedad guatemalteca guarda celebraciones y costumbres de antaño. Los guatemaltecos se reúnen en fechas especiales para celebrar su cultura y religión con rituales y festejos, entre los que podemos mencionar: los Barriletes Gigantes de Sumpango, la Danza del Palo Volador, las Posadas, la Quema del Torito, la Danza de los Moros, La Quema del Diablo, la celebración del Día de Todos los Santos, y las Procesiones de Semana Santa.

Semana Santa, o Semana Mayor, es de las tradiciones más conocidas de Guatemala gracias a sus colores y creencias. Durante una semana, muchos guatemaltecos realizan alfombras efímeras de aserrín multicolor y flores al aire libre, para crear un ambiente único lleno de creencias. En esta semana es posible observar muchos colores en un ambiente familiar con muchas ventas de comida típica en las calles de Guatemala, a la espera del paso de las procesiones.

Parte importante de la cultura es la gastronomía, porque cada platillo está vinculado con el pasado de su región, por los ingredientes y el proceso de preparación.  La gastronomía guatemalteca es mestiza porque incluye sabores de varias partes del mundo, introducidos durante la Colonia. También es cíclica, porque hay platillos que se degustan en momentos específicos, y ritual, por el proceso de elaboración y consumo.  Entre los platillos típicos más conocidos de Guatemala podemos mencionar: el Pepián de Chompipe, el Chojín, los Paches de Papa, el famoso Kak’ik, el Tapado, el Jocón, el Caldo de Gallina Criolla, el Suban’ik y el Tamal Colorado.

Una ubicación geográfica privilegiada. Guatemala es un país de extraordinaria riqueza cultural y natural y con una ubicación geográfica privilegiada. Las distancias de lugar a lugar son cortas, lo que permite visitar varias regiones en un mismo viaje. 

Guatemala forma parte del grupo de países considerados como «megadiversos», o sea es uno de los países con mayor índice de biodiversidad del planeta, debido a que su territorio cuenta con una gran cantidad y diversidad de animales y plantas.

A pesar de su pequeña extensión territorial, Guatemala tiene una gran riqueza geográfica y variedad climática, producto de su relieve montañoso que va desde el nivel del mar hasta los 4,220 metros sobre ese nivel. ​ Es un país en gran parte montañoso, con la notable excepción de sus bordes marítimos donde se extienden llanuras costeras bajas y, a veces, pantanosas. Dos grandes cadenas montañosas de altitud elevada recorren la parte central del país, dividiéndolo en tres áreas geográficas distintas: Las altiplanicies de montañas y de volcanes; la selva tropical del Departamento del Petén, en el noreste; y las llanuras costeras que bordean los dos océanos, el Atlántico, al este, y el Pacífico, al oeste, que se caracterizan por un clima relativamente cálido.

Guatemala forma parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, que incluye, además de la costa del Pacífico, las islas Aleutianas, Japón e Indonesia. Dos cadenas montañosas recorren el país: la Sierra Madre de Chiapas y la sierra de los Cuchumatanes.

Guatemala nos alienta a la aventura. Con sus más de 340 volcanes esperando a ser descubiertos por los visitantes. La construcción geográfica de Guatemala ha formado durante los últimos miles de años estos regalos de la naturaleza. Todos, capaces de ofrecer experiencias únicas a quienes se atrevan a conquistarlos. Todos serán gratificados con las vistas más espectaculares. Algunos de ellos no demandarán gran experiencia previa en la materia, por lo que podrán ser explorados sin muchas complicaciones. El Volcán de Pacaya, el Volcán y Laguna Chicabal; y el Volcán y Laguna de Ipala, son tres de ellos que no se pueden dejar de visitar.

Guatemala, una experiencia  extraordinaria. Una de las principales fortalezas que posee el país se encuentra en su cultura, que es fuente de desarrollo. De aquí la importancia del trabajo que se realiza en la promoción de las industrias culturales y creativas, el patrimonio cultural tangible e intangible y toda forma de manifestación artística y cultural que posee el Guatemala.

Guatemala ofrece ventajas para todos los visitantes, como su ubicación estratégica, facilidades en sus terminales terrestres y marítimas, lo que la hacen un importante destino para los cruceros del Pacífico y el Atlántico. Además, ofrece varias posibilidades de acceso desde cualquier parte del mundo, contando con dos aeropuertos internacionales: La Aurora, situado en la ciudad capital; y Mundo Maya, ubicado en el departamento de Petén.

Sus recursos pesqueros en la Costa Pacífica le han dado reconocimiento como uno de los mejores lugares para la pesca del pez vela en el mundo. La variedad de más de 720 especies de aves, la convierte en un maravilloso e importante destino para observarlas. Así también, el país posee todas las características para propiciar actividades de negocios, además de ser un destino ideal para convenciones y eventos internacionales.

Es un país único, de aventura, inolvidable, entre su pasado y presente, además de la diversidad de actividades que ofrece al visitante. Goza de un clima agradable que permite visitarlo en cualquier época del año.  

Los invitamos a conocer Guatemala!

Embajada de la República de Guatemala en el Reino de Marruecos

https://visitguatemala.com

http://www.inguat.gob.gt