EL PAÍS GUARANÍ: PARAGUAY

El Paraguay está ubicado en el corazón de América del Sur. Se encuentra en una posición estratégica, equidistante de ambos océanos. El país se encuentra en un trabajo pujante para pasar a ser de “land-locked country” a ser “land-linked country”, para lo cual está emprendiendo proyectos de infraestructura para conseguir este anhelado objetivo.

Tiene 406.752 metros cuadrados. Es el único país de América que mantiene un alto porcentaje de utilización de su lengua indígena, el guaraní, idioma oficial de la República junto con el español. La moneda paraguaya es denominada igualmente “guaraní”, la más estable de Sudamérica. La misma no ha sido cambiada de denominación ni se le han restado ceros desde 1943, año de su creación.

Es el mayor productor y exportador de energía renovable per cápita del mundo, copropietario de la represa hidroeléctrica Itaipú con el Brasil, la más grande del mundo. Cuenta con la energía eléctrica más barata de la región, apta para activar todo tipo de emprendimiento industrial, inclusive electro-intensivo. La energía eléctrica es, actualmente, el segundo mayor rubro de exportación del Paraguay.

El Paraguay se encuentra actualmente emprendiendo un ambicioso plan de mejoramiento de su infraestructura física, mediante un programa de obras y servicios públicos que contempla la construcción, reparación y mantenimiento de caminos, puentes, carreteras, red eléctrica, agua y saneamiento, salud y educación, viviendas y telecomunicaciones.

A pesar que el pueblo originario guaraní está repartido entre varios países suramericanos, son históricamente más reconocidos en el Paraguay. Cuando se hace la referencia a los pueblos Guaraníes, se alude en conjunto a los cuatro pueblos que – en la región oriental del Paraguay, lo componen: Elpueblo Aché, el Avá- Guaraní, el Mbya y el Paĩ Tavyterã.

No es la única población originaria del Paraguay, pero es el de mayor población y más extendido. Existe un Instituto Paraguayo del Indígena que se encarga de atender todos los temas relativos a estos grupos. Compartir con ellos, es compartir una parte importante de la historia del Sur del Continente americano.

TURISMO ECOLÓGICO EN PARAGUAY

Posee gran calidad de sus ecosistemas por la inmensa labor de preservar tanto reservas naturales privadas como los parques nacionales. Por ejemplo, sus grandes complejos hidroeléctricos Itaipú y Yacyretá han consolidado estrategias y sistemas especiales para el cuidado del medio ambiente. El Refugio Biológico Tatí Tupí, las Reservas Biológicas Itabó y Limoy, el Refugio Faunístico Atinguy, son áreas para visitar.  Otras áreas protegidas naturales son la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, los Parques Ybycuí, Serranías San Luis, Cerro Corá, Defensores del Chaco e Ybytyruzú.

TURISMO DE AVENTURA

La diversidad de entornos naturales que presenta el paisaje en Paraguay ofrece alternativas de actividades y entretenimiento sin igual. La aventura aquí llega de la mano de sus serranías, arroyos, saltos que ofrecen experiencias como biking, rappeling, cascading, trekking. Entre los destinos favoritos para el desarrollo de estas iniciativas están el río Tagatiyá, el bosque del Mbaracayú, la Serranía del Ybytyruzú, las cavernas de Vallemí.

RUINAS JESUÍTICAS

Como un recuerdo vivo de la evangelización por parte de los sacerdotes jesuitas hacia los indígenas guaraníes, en el sur de Paraguay, a 25 kilómetros de Encarnación se alzan las Ruinas Jesuíticas de Santísima Trinidad del Paraná. Se trata de las últimas construidas en el país, fundadas en 1712 y, por tal motivo, las mejor conservadas del país además de ser las más visitadas. Así, en su construcción participaron nativos que provenían de la Misión de San Carlos al mando de los religiosos Juan Bautista Primoli de Milán y el catalán José Grimau, quienes oficiaron de arquitectos y comandaron las obras.

Pero sin lugar a dudas el estilo, el tamaño y lo bello de las construcciones es lo más llamativo de estas ruinas que, en 1993, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El circuito inicia en la Plaza Mayor, dentro del terreno de 13 hectáreas, en un espacio común bordeado por las casas de los nativos, adornadas con arcos que recuerdan el estilo romano. La construcción principal de la Iglesia Mayor, se aprecian verdaderas piezas de arte, como la pila bautismal, tallada en 1.720, y el púlpito del sacerdote, finamente trabajado con figuras religiosas de estilo barroco guaraní.